Por lo que cuesta una entrada de cine escribe el guión de la película de tu vida

Si tienes dependencia emocional de la comida o un trastorno de la conducta alimentaria, seguramente habrás intentado muchos métodos y te habrás preguntado cual será el definitivo, el que te funcione a ti.

Desde 2014 acompaño a personas a mejorar su relación con la comida y tengo un método que aplicamos en mi academia online para dejar de comer emocionalmente. El otro día, en nuestro grupo secreto de Facebook, una alumna preguntó cómo este método puede ayudar a personas tan diferentes a solucionar su problema.

Mi método online consiste en un proceso de 8 semanas en el que abordamos tantos aspectos de nuestra vida, que con alguno tenemos que acertar. También es cierto que, por muy diferentes que seamos, el problema con la comida es el mismo.

El método definitivo para superar la adicción a la comida

Pero, honestamente, creo que ni mi método, ni ningún curso, libro o terapia, vaya a ser el definitivo.

Todas las personas que llegan hasta mí llevan un histórico de intentos. Generalmente, empezamos con las dietas , obsesionadas por bajar de peso. Poco a poco entendemos que volvemos una y otra vez al punto de partida y vamos probando otros métodos.

Descubrimos que no nos respetamos, que no tenemos amor propio, que estamos para todo el mundo menos para nosotras mismas. Y cuando descubrimos que ese sentimiento de rabia es el que nos lleva a comer sin control, entendemos que hay que ir al origen. Es entonces cuando empezamos con psicólogos, coaches, o hacemos desarrollo personal. Entendiendo que la comida, no es tanto el problema, sino el síntoma.

Es decir, nos está poniendo como carta sobre la mesa que existe otro problema más profundo que lo que elegimos comer.

Muchas de mis alumnas, antes de encontrarme, ya han avanzado en esta línea de desarrollo personal y autoconocimiento. Y cada vez están más cerca de la libertad. Cada libro que leen, cada terapia que hacen, cada método que prueban y les ayuda a conocerse a sí mismas y entender su relación con la comida, las acerca más al final del proceso.

metodo-definitivo-adiccion-comida

Varios caminos para un mismo destino

Cada uno debe encontrar su propio camino. Por ejemplo, si me conoces de cuando contaba mis intentos recuperarme en Vivir para comer (blog y canal de Youtube) recordarás que estuve unos meses yendo a OA (Comedores compulsivos anónimos) asistiendo a sus reuniones. Al final, para mí no fue el camino, pero sí que aprendí cosas con ellos. Y entiendo que puede ser el camino, o parte de él, para otras personas. Por eso el vídeo que hice sobre ellos sigue colgado en mi canal. Al igual que siguen colgados todos los vídeos que subí durante 2 años mientras buscaba la solución a mi problema con la alimentación. Porque creo que son una batería de recursos para personas que aún no han encontrado su camino.

Hace muchos años, yo no conseguía quedarme embarazada. Mi ginecólogo me mandó tomar ácido fólico, aspirina, tener relaciones programadas y un montón de cosas más. me dijo “Al final, me da igual si te quedas embarazada por la aspirina o por otra cosa, no necesitamos saber qué fue. Solo quiero que te quedes embarazada.”

Creo que cuando estás abierta a aprender eres como una esponja y recibes señales de todas partes.

A veces me preguntan cuál es ese libro que me cambió la vida. Y la verdad es que no tengo uno en concreto. raro es el día que voy al cine y no salgo con una o dos frases que me resuenan en la cabeza. Difícil es que lea un libro que no me haga cuestionarme algo, aunque no sea un libro de desarrollo personal. Siempre entresaco cosas para trabajar que me valen. Siempre.

metodo-definitivo-adiccion-comida

Saber detectar las posibilidades de aprendizaje

Supongo que es lo mismo que le sucede a un interiorista o un decorador, que llega a un piso viejo que hay que reformar. Es capaz de verle muchas posibilidades y sacarle partido. Yo no tengo esa visión, ni orientación espacial. A mí, como mínimo, me lo dibujas o soy incapaz de imaginarlo. En cambio, puedo sacar aprendizaje hasta de un folleto de publicidad.

Este fin de semana, una seguidora me dijo en Instagram que me sigue desde el principio y que se sentía orgullosa de mí y de lo que había logrado. Yo le respondí que me siento orgullosa de cada persona que lo logra o que lo está intentando, aunque no tengan visibilidad en redes sociales como yo.

Porque lo hayas conseguido o aún estés en el intento, eres verdaderamente digna de admiración. Me parece increíble haber pasado casi toda mi vida criticándome y juzgándome porque creía que no tengo fuerza de voluntad.

Si aún no tienes tus respuestas, sigue buscando. Porque ¿sabes?, ahora puedo decirte que lo más importante no es lo que consigues, sino en quién te conviertes mientras lo intentas.

Y te lo voy a explicar con un ejemplo que lo vas a entender muy claro. En el Camino de Santiago, ¿lo importante es entrar en Santiago y hacerse la foto delante de la catedral? ¿O lo importante son todas las experiencias que vives, día tras día, por esos caminos, la gente que conoces, los sitios que descubres, las cosas que aprendes…? El fin del Camino no está en Santiago, ni el fin de tu recuperación está en dejar de comer.

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.