comer-sin-ansiedad-por-la-comida

8 pasos para comer sin ansiedad

Clase online 8 mayo, 19 h

Muchas personas con kilos de más que publican sus fotos en redes sociales sufren el ataque de los gordófobos. La obesofobia en redes sociales está a la orden del día.

Cuando la foto no lleva ni 5 minutos subida, comienza la retahíla de comentarios:

“No entiendo cómo haces apología de la obesidad”.

“Normal que cada vez haya más gordos”.

“Deberías cuidarte un poco más. No es por estética, es por salud”.

“Con un poco de fuerza de voluntad, adelgazarías”.

“Más gimnasio y menos hamburguesas”.

“A ver si te cuidas, que la Sanidad la pagamos todos”.

“Yo perdí 20 kilos con ejercicio y dieta. Si quieres, puedes”.

Podría copiarte muchos más, pero la esencia del mensaje que transmiten se puede resumir perfectamente en estos.

Apología de la obesidad

Vaya, ahora resulta que el hecho de que una persona gorda suba una foto es hacer apología del sobrepeso.

Veo a menudo fotos de personas fumando y no me parece que estén defendiendo o justificando el tabaquismo. Simplemente, fuman. Y no se esconden de hacerlo en la foto. Tampoco me molesta verlos, allá cada cual.

Una persona con kilos de más se siente gorda como parte de su identidad porque la sociedad la hace sentirse así.

obesofocia-en-redes-sociales

Cada vez hay más gordos

Es cierto que la tasa de obesidad sube de forma alarmante. En 2019, la tasa de sobrepeso en adultos afecta ya al 70% de la población española.

Teniendo en cuenta esta cifra, podemos deducir que si hiciésemos una foto de diez españoles al azar, sólo tres de ellos estarían en normopeso.

Estos comentarios afirman que cuando las personas gordas publicamos nuestras fotos, estamos tratando de normalizar el sobrepeso.

No, ni es esa nuestra intención, ni hace falta normalizar algo que ya es normal.

“Normal” quiere decir que se ajusta a características habituales o corrientes. Si 7 de cada 10 españoles presenta sobrepeso, ¿eso no es normalidad?

No hablamos de que sea adecuado o saludable, sino de una realidad que existe.

En todas las fotos que vemos hoy en día de grupos de españoles, hay varias de diferente etnia. Y es así porque refleja la normalidad de la diversidad que vivimos. Vamos por la calle y vemos ciudadanos de otras nacionalidades. Es lo normal.

Esta diversidad sí que está aceptada. En cambio, no veo personas con kilos de más en las fotos grupales de publicidad, por ejemplo.

No, subir una foto con sobrepeso no es fomentar la obesidad. Pero responder negativamente, como lo hacen la mayoría de las personas, sí que fomenta la aparición de trastornos de la conducta alimentaria.

Más gimnasio y menos comer

Afortunadamente, los nuevos dietistas y nutricionistas tienen una visión más amplia de este problema que el cómputo de calorías. No, la obesidad no es una cuestión matemática.

Justo ese consejo: “Más ejercicio y menos comer” puede llevar a una dieta descontrolada que acabe en un trastorno alimentario.

Esa persona, que quizá no haya tenido que hacer ni una dieta en su vida, viene a decirle qué debe hacer a una persona que posiblemente lleve años peleando con su sobrepeso.

obesofocia-en-redes-sociales

Hay que cuidarse por salud

Estas cifras son alarmantes y podrían calificarse de epidemia. Por lo tanto ¿es justo depositar toda la responsabilidad de este problema sobre el individuo?

No estoy diciendo que no debamos asumir cada cual la responsabilidad de nuestra bajada de peso. Sólo faltaría.

Pero cuando un problema afecta al 70% de la población es que algo no funciona en nuestra sociedad y tenemos un problema de salud pública.

Las medidas gubernamentales son claramente insuficientes. Nuestro gobierno lanzó en 2005 la estrategia NAOS que seguro que conoces por eslóganes como “5 raciones al día de fruta y verdura” y sigue revisándose año tras año.

Y ¿de qué han servido? La tasa de obesidad crece cada año. A pesar de ello, el Gobierno no cambia la política para el control de la obesidad.

La razón es muy simple: el lobby de la industria alimentaria que no va a permitir que se tambalee su negocio millonario.

Además, si de verdad lo dicen por salud y no por estética, ¿por qué no vemos ataques a todas las personas que ponen en riesgo su salud?

No tienes fuerza de voluntad

Y tú, ¿qué sabes? Esa persona con sobrepeso quizá tenga estudios universitarios, carnet de conducir, se levanta cada mañana para ir a trabajar, ahorra, hace esfuerzos cada día que requieren de fuerza de voluntad. Quizá tenga mucha más que tú.

¿Acaso se puede conocer la voluntad de una persona con sólo ver su foto?

Estoy convencida de que esa persona que ves gorda en la foto ha hecho muchas más dietas que tú a lo largo de toda su vida.

Las personas en general asocian obesidad con características personales valoradas negativamente, como dejadez, poca valía, baja autoestima, falta de fuerza de voluntad, fracaso…

obesofocia-en-redes-sociales

La Sanidad la pagamos todos

Es cierto que la obesidad acarrea gastos al sistema público sanitario. Pero aún no he visto a ningún contribuyente reprocharle a un fumador que el tratamiento de su cáncer de pulmón nos cuesta dinero a todos. A nadie se nos ocurriría.

Si de verdad os preocupa el gastos sanitario por obesidad, ¿habéis pensado en el originado por los trastornos alimentarios?

Casi todos los trastornos alimentarios comienzan con una dieta que se va de las manos. Por lo tanto, lo aconsejable es abordar la bajada de peso con un equipo multidisciplinar, ya que la obesidad es un problema multifactorial. Lo peor que puedes decirle a una persona con problemas de peso es que haga dieta.

En España es casi imposible conseguir cita con un endocrino o dietista de la Seguridad Social. Y estos, tampoco suelen darte más ayuda que sacar de su cajón una dieta fotocopiada.

La obesidad es una enfermedad crónica. Como tal, no aparece al azar, sino que se ve afectada por diversos factores sociales y genéticos.

Si yo lo he logrado, tú también puedes

Pocas cosas hay que me produzcan más tristeza que ver un exgordo pasarse al bando de los que se burlan de las personas con sobrepeso.

“Ah, como yo ya me he librado del estigma, ahora me puedo resarcir de todo el dolor que me han producido. Ya no soy uno de ellos, ahora puedo reírme y ser como todos”.

Rápido se les olvidan todos los años que pasaron intentándolo sin éxito.

Que una persona lo consiga y otra no, puede deberse a muchos factores. Lo fácil es quedarse con la idea de que uno tiene más fuerza de voluntad que otro, cuando no tiene por qué ser así.

Me gustaría que estas personas que comentan fotos de personas con sobrepeso u obesidad, lo pensasen dos veces antes de enviar sus mensajes disfrazados de buena intención.

No nos engañemos, no les importa la salud de esa persona, sino evidenciar ante todos su problema.

Ojalá pudiesen entender el ejercicio de valentía que requiere subir fotos de cuerpos no normativos ante miles, millones de personas. Exponerse a las críticas y burlas en un ejercicio terapéutico de aceptación. Sin duda, mucho más valiente que responder lanzando dardos envenenados desde un perfil anónimo en redes sociales.

Obesofobia en redes sociales

4.5 (90%) 8 votes

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.