Comer sin ansiedad

Clase online 10 sept, 19 h

El pueblo coruñés de Narón se pone a dieta para adelgazar 100.000 kilos en dos años entre todos los habitantes. La noticia, sin duda, llama la atención.

Lo curioso es que, cuando lees los detalles, no se trata de un plan para bajar peso. Es, en realidad, una propuesta de hábitos saludable que, desde aquí, aplaudo. Pero, si no es una dieta para adelgazar, ¿por qué lo llaman así?

De hecho, han bautizado la campaña como “100.000 motivos de peso”, según explicó su alcaldesa a la Cadena Ser. Pero, ¿por qué no llamarla 100.000 motivos de salud? Si centran el interés en adelgazar, están reforzando la idea  equivocada que asocia delgadez con salud.

Veamos en qué consiste

La iniciativa, propuesta por los médicos de los centro de salud, consiste en varios puntos, como:

  • Rutas de caminatas por la naturaleza.
  • Talleres de nutrición.
  • Los hosteleros se suman ofreciendo menús saludables.

Pero esto no es estar a dieta, señores. Comer sano y tener actividad física debería ser el modo de vida de toda la población.

En este artículo nos dicen que el 30% de la población de Narón tiene sobrepeso, mientras que en este otro aseguran que exceden su normopeso 6 de cada 10 habitantes, lo que duplica la cifra. Pero, en ningún caso, se habla de obesidad.

Y es obvio que me parece estupendo que se tomen medidas para que un sobrepeso no llegue a obesidad. Pero utilizar con tanta alegría los términos “kilos” y “dieta para adelgazar” puede conseguir el efecto contrario.

Dieta para adelgazar, ¿a quién podría hacer daño?

¿De verdad creen que las adolescentes del municipio necesitan recibir el mensaje de que están todos gordos y urge adelgazar? ¿En serio creen que les va a ayudar recibir más presión sobre su físico de la que ya soportan?

Muchos trastornos alimentarios comienzan en la adolescencia, con dietas que se nos van de las manos. O detonan por la exigencia de responder al canon estético de delgadez que nos impone la sociedad. Se autoimponen la dieta para adelgazar en un intento de ser aceptadas. También para evitar el bullying y las burlas, para gustar más…

No quiero ni imaginar a las personas de la localidad que sufren un trastorno alimentario. Se verán presionadas para hacer lo mismo que el resto del pueblo cuando les resulta imposible. Porque no, no es una cuestión de fuerza de voluntad.

¿Qué hace el Gobierno al respecto?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó en el año 2004 la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud. Con ella intentaron reducir los factores de riesgo de enfermedades relacionados con las dietas poco saludables y la inactividad física.

La estrategia NAOS fue la réplica del gobierno español a la propuesta de la OMS. En esta imagen vemos que no ha conseguido los resultados esperados en sus diez primeros años (2005/2015). Si bien es cierto que es impredecible qué hubiese pasado de no aplicarse.

Conclusiones de los primeros 10 años aplicando la estrategia NAOS. Propuesta por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Entendámonos, la base de esta campaña me parece ejemplar y ojalá siguiesen medidas de este tipo a nivel estatal. Porque todos sabemos que las medidas adoptadas por la Agencia de Seguridad Alimentaria Española son claramente insuficientes. Sobre todo, mientras la industria alimentaria y sus productos ultra procesados, sigan teniendo el poder económico que disfrutan en la actualidad.

Cambiemos el enfoque

Con el enfoque de esta campaña naronesa no estoy de acuerdo. Por favor, dejemos de obsesionar a la población con la dieta para adelgazar y hablémosles de mejorar su salud y su calidad y esperanza de vida. Que cambien su alimentación para ganar salud, no sólo para perder kilos. Evitemos asociar necesariamente delgadez con salud, porque no siempre es así.

Dejemos de hablar de dieta e introduzcamos a la población en hábitos saludables y sostenibles. No hay que hacer dieta, hay que cambiar el modo en que vivimos, para siempre.

El simple hecho de que hayan puesto fecha de finalización es, a la par que motivador, un arma de doble filo. Es uno de los puntos débiles de las dietas, porque ¿qué pasa cuando acabamos la dieta? Si bien es cierto que 2 años es plazo más que suficiente para que se cambien hábitos, no lo es menos que el concepto de dieta no va a ayudar a fijarlos, ya que asociamos la dieta a algo temporal.

Conclusiones de los primeros 10 años aplicando la estrategia NAOS, propuesta por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Tampoco he leído nada sobre la revisión de los resultados de esta campaña cuando pasen los dos años. Los resultados de la estrategia NAOS del gobierno español, tras 10 años implementada, no son muy alentadores. En ningún caso, revertir la corriente creciente de obesidad nos llevará menos dos décadas. En todo caso, necesitaremos una estrategia exitosa que, me temo, aún no hemos encontrado.

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.