Transforma tu vida por

10 €/mes

Saber más

Las redes sociales están saturadas de anuncios de productos milagrosos para perder peso. O aseguran curar enfermedades que la medicina aún no puede. Imágenes que llaman nuestra atención con la promesa de hacernos adelgazar rápidamente y sin esfuerzo. Nos venden la varita mágica que todos querríamos, el problema es que no funciona.

Se suben al carro las aplicaciones fitness para el móvil que pueden rondar los 30 euros mensuales. Por ese precio, te puedes apuntar al gimnasio y tendrás especialistas que te aconsejen personalmente.

Por deformación profesional, me saltan a la vista enfoques que refuerzan la mentalidad de la sociedad actual: Se nos impone adelgazar como sinónimo de éxito en la vida y felicidad.

Analizando anuncios para adelgazar

Este anuncio, por ejemplo, estaría fantástico porque es una app que favorece la actividad física: es un programa que acompaña en las caminatas diarias. Además, habla de los beneficios del ejercicio para el corazón. Perfecto… hasta que ves el vídeo.

Lo primero, señala que la finalidad es estar delgada en junio para ir a la playa. Está utilizando la famosa “operación bikini” que tanto detesto. Pero, vamos a ver, ¿los gordos no podemos ir a la playa? ¿La chica de 90 kilos, si no los baja hasta junio, se tiene que quedar en casa?

Una vez más, se asocia adelgazar con la estética y no con la salud. Acaban de tirar por tierra el mensaje escrito arriba sobre el corazón, con lo bonito que les había quedado…

En el texto te ofrece ponerte en forma en 8 semanas, que son 2 meses. Sin embargo, en las viñetas registra un proceso de 4 meses. Se me dan fatal las matemáticas, pero a mí no me cuadra.

Igual he hecho mal las cuentas, pero ¿a ti no te sale a perder 15 kilos por mes con las cifras que ponen? Pesa 90 kgs en marzo, 75 en abril, 60 en mayo y en junio ya se puede ir a la playa porque pesa… ¿45 kilos? Yo camino casi 6 kms cada mañana y no bajo de peso. Ni caminando las 24 horas del día podría alguien adelgazar a ese ritmo. A no ser que no coma absolutamente nada en un mes, claro.

Por no hablar de que no se ha tenido en cuenta de que el proceso de adelgazar es cada vez más lento. Incluso hay etapas meseta en las que te estancas o entras en tumba metabólica. Sólo tengo que ver las cifras que marca mi pulsera de actividad. Con el paso del tiempo la quema de calorías es cada vez menor. Normal, la frecuencia cardíaca se reduce y gastas menos energía.

¿Por qué mienten los anuncios?

Entonces ¿por qué en el texto sólo habla de salud y de ponerse fuerte y en las imágenes habla de adelgazar rápido y de la operación bikini? Muy fácil, porque Facebook, que es de donde he sacado estos anuncios, no permite publicidad de productos para adelgazar. Así que, las empresas los camuflan de este modo para pasar la censura.

Si realmente fuese un anuncio para estar fuerte, no necesitarían poner una persona gorda en la imagen del “antes”. Porque los delgados también necesitan actividad física y ponerse fuertes.

Vamos con el segundo anuncio, que vende otra aplicación móvil que une el yoga con el fitness. Bueno, ¡suena estupendo! Y, además, acompaña con un vídeo muy bien hecho: Vemos unas mujeres muy guapas y delgadas, haciendo unos ejercicios que parecen hasta fáciles. Nada que objetar en este aspecto.

Pero es que, en el texto, asegura que 10 millones de usuarios se sienten sexys y saludables gracias a esta aplicación. Volvemos a lo mismo, el yoga es para estabilizar la mente, eliminar el sufrimiento y dedicarte a la paz interior. Como consecuencia, te aporta mayor flexibilidad y mejora tu estado físico. Pero de ahí a volverte sexy…

Conceptos erróneos sobre adelgazar

Seguimos transmitiendo que el ejercicio es algo costoso y desagradable. Pero también un peaje inevitable para adelgazar, estar sexys y deseables, poder ir a la playa, etc. Así nunca lograremos cambios sostenibles en la población.

Porque no se piensa en salud, sino en estética. Y porque conlleva el mensaje implícito de que las personas que no están delgadas no pueden ser sexys, deseables, ni ir a la playa.

Mejora tu alimentación e incrementa tu actividad física para sentirte bien, para que tu cuerpo funcione como la máquina perfecta que es y te dure muchos años en las mejores condiciones posibles. El ejercicio no es maltrato, es cuidado. No debe ser una imposición, sino una elección dentro de tu objetivo de vida saludable.

El tipo de persona que eres no está condicionada por tus kilos de más: tus valores personales, tu capacidad profesional, no los define la cifra que marca tu báscula. Y, si alguien cree que sí, es él quien tiene un problema, no tú.

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.