Formación continua en Desarrollo personal por solo 9'99 €/mes

A pesar de llevar 3 años sin pareja soy una forme defensora del amor. ¿Por qué no? Y de San Valentín. Al igual que lo soy de la Navidad.

Ya sé que hay muchas personas que no os gusta nada la Navidad, ni San Valentín. La mayoría alega que es una fiesta hipócrita y consumista. Y la verdad es que no les falta razón.

Pero, ¿qué pasa con los que vivimos todo el año como si fuese Navidad y con esos valores que nos despierta a todos?

Y ¿qué pasa con los que vivimos siempre en el amor y enamorados de la vida y de lo que hacemos? En ese caso, me parece fenomenal tener un día señalado, como si fuese nuestro cumpleaños.

San Valentín es el día de todos los que creemos en el amor. Pero no en el amor romántico de pareja, no en el amor de Disney, ni el que nos han vendido siempre en las películas de Hollywood. En el amor de verdad, en el amor con mayúsculas. En el universal.

Amor y miedo en la forma de alimentarte

Y tú estarás pensando “Ya, pero esto del amor, ¿qué tiene que ver con la alimentación?”

Pues mucho. Porque muchas veces comemos compulsivamente porque sentimos falta de amor. Y esa especie de vacío, ese agujero que tenemos, intentamos llenarlo con lo inmediato, con lo fácil.

Porque es mucho más fácil llenarlo de comida que conseguir que nos quieran, ¿verdad?

Pero, ¿sabes por qué es complicado? Porque esperamos que vengan otros a cubrir esas necesidades. Y porque nos damos por completo a los demás, muchas veces incluso olvidándonos de nosotros mismos, esperando que ese amor y cuidados que les damos vengan de vuelta.

Esperamos de los demás que hagan lo mismo que haríamos nosotros por ellos. Y eso sólo nos produce frustración y tristeza porque generamos unas expectativas que no son reales. ¿No te ha pasado alguna vez que piensas “Pues yo sí que lo hubiese hecho por él”?

Al final, nuestra felicidad es demasiado importante para dejarla en manos de otros. Porque tú eres la única persona que estará a tu lado siempre, desde que naces hasta que mueres. Así que deja de llevarte mal contigo misma y empieza a aceptarte y quererte.

amor-miedo-alimentacion

Dos emociones puras: Amor y miedo

Hay dos emociones puras y de ellas se desprenden todas las demás: Amor y miedo.

El miedo va unido a la escasez y el amor va unido a la abundancia. Piensa en cual de las dos vives. Si tus pensamientos suelen ser de amor o de miedo. Si tus decisiones están basadas en el amor o en el miedo. Si tus emociones se sustentan en el amor o en el miedo, habitualmente.

Cuando comemos compulsivamente estamos actuando desde el miedo y desde la escasez. Hacemos reservas, acaparamos comida y el miedo se apodera de nosotras. ¿Te imaginas poder conectar con el amor y con la abundancia en un momento así? Sentir amor hacia ti misma, sentir la comida como algo abundante, que siempre va a estar ahí?

Pues te aseguro que se puede lograr

No es un trabajo fácil, ni rápido. No es un trabajo de un día, ni de dos meses. Pero no dejar que el miedo te domine, aprender a soltar y confiar, es liberador. Y es dejar de vivir presa del miedo y empezar a vivir en el amor.

Y ya sé que todo esto que te estoy contando hoy te puede sonar como muy raro. Lo sé. A lo mejor tienes que leerlo varias veces. O a lo mejor simplemente no es tu momento. Y dentro de unos meses lo vuelves a encontrar por “casualidad” y entonces te cala, entonces lo entiendes. Entonces te llega lo que hoy te quiero decir.

Cuando estamos acostumbrados a vivir en el miedo nos parece imposible poder vivir en el amor. Al igual que cuando vivimos presos de la compulsión por la comida nos parece imposible poder vivir sin ella.

Entre mis alumnas hay muchas que ya han conseguido liberarse de la alimentación emocional. Es curioso que siempre utilizan las mismas palabras para describir su estado: Paz y libertad.

¿Con qué asocias tú la paz y la libertad, con el amor o con el miedo? Pues piensa en qué frecuencia estás vibrando y cómo estás viviendo.

Ahí te dejo la pregunta.

Amor y miedo en la relación con la comida
5 (100%) 1 vote[s]

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.