Formación continua en Desarrollo personal por solo 9'99 €/mes

Hace unos días subí a Stories de Instagram una encuesta preguntando a mis seguidoras si seguían haciendo dieta, a pesar de saber que no es la solución cuando se siente ansiedad por comer.

Los resultados fueron aplastantes: El 79% sigue haciendo dieta, frente al 21% que ha entendido que esa no es la vía de recuperación.

La dieta es nuestra Solución Intentada Redundante

A esto en coaching estratégico se le llama S.I.R: Solución Intentada Redundante. Es decir, ante un problema reaccionamos siempre del mismo modo, aún a sabiendas de que no nos funciona. Un ejemplo muy claro son las broncas y sermones a nuestros hijos adolescentes. Sabemos que no conseguimos nada, pero seguimos haciendo lo mismo, una y otra vez.

Pues con las dietas y la dependencia emocional de la comida, hacemos exactamente lo mismo.

Y no hay que culpabilizarse. Porque si lo estamos haciendo así es porque aún no hemos aprendido a hacerlo de otro modo. Así que compasión con nosotras mismas.

dieta-adelgazar-peso

Dieta vs. recuperación

El otro día una seguidora de Instagram me dijo que hay cuentas de dietas que tienen millones de seguidores. Y que a ella le gustaría que fuese yo quien tuviese millones de seguidores porque indico lo que, para ella y para mí, es el camino correcto. Yo le di las gracias y le respondí que la mayor aceptación está en respetar el momento de cada cual.

Yo también viví durante casi toda mi vida en ese bucle de dietas y atracones. Y recuerdo cómo seguidoras que ya habían hecho el cambio y estaban ya de este lado, cuando me veían hacer dieta, me decían: “Yolanda, ese no es el camino. Tienes que aprender a comer normal y a comer de todo”.

Y, ¿qué hacía yo? Pues no escucharlas. Porque, además, soy maña y ya sabéis que tenemos fama de testarudos. Como dice Leo Harlem: “Los maños no es que sean cabezotas, es que tienen razón”. 😉

Es decir, creo que hay una trayectoria que todas, antes o después, tenemos que recorrer. Y durante un tiempo, todos vivimos atrapados en el ciclo de restricción y compulsión de las dietas. Seguimos creyendo que necesitamos adelgazar. Por salud, para ser aceptados, para vernos bien… Por el motivo que quieras.

Pero lo peor de todo es que nos corre prisa. Por eso no queremos oír hablar de la carrera de fondo que supone una recuperación.

Cuando hablo de carrera de fondo me refiero a que en las Unidades de trastornos de la conducta alimentaria las pacientes suelen estar alrededor de 2 años, si completan el proceso. Pero nosotras pensamos en 2 años y nos ponemos malas, directamente. Porque lo que queremos es adelgazar. Y lo queremos ya.

dieta-adelgazar-peso

Todo este proceso, al final, es como construir una casa

Las dietas son como levantar la casa sin poner cimientos. Nos ponemos muy contentas porque en pocos días vemos cómo la cosa avanza. Vemos cómo suben los ladrillos, como ponen las ventanas, los remates… Hasta que se nos viene todo abajo porque no la hemos asentado sobre unos cimientos.

Pero no importa porque, si algo somos, es entusiastas. ¡La volvemos a levantar! Esta vez quizá usemos materiales diferentes. Pero la volvemos a levantar sin cimentar. Y esta vez nos volvemos a motivar porque vamos a ver la obra cada día y es muy gratificante verla subir. Pero, una vez más, se vuelve a desmoronar porque no hay base que la sustente.

Al final, puedes levantar todas las casas que quieras, durante toda tu vida. De hecho, te aseguro que yo perdí la cuenta de las que levanté y vi caer.

Pero llega un momento, antes o después, en el que tienes que aprender a gestionar los plazos de tiempo y a vivir sin obtener la recompensa inmediata. Debes entender que estás haciendo una inversión a largo plazo.

Entonces, cuando vayas a visitar la obra, quizá no sea tan gratificante como antes. Porque irás un día, y otro, y otro… Y no verás aquello levantar un palmo del suelo. Porque para crear una base sólida se necesita tiempo y hay que respetar los tiempos de secado.

También algunos días lloverá. Y hasta tendremos que parar la obra y esperar a que amaine. Y cuando podamos retomar, aquello estará todo encharcado y sentiremos que hemos retrocedido.

Aunque, ¿sabes qué? Al final, llegará un día en que esos cimientos serán sólidos, estables, y podrán sustentar por fin la casa que tú quieras crear. Entonces sí.

Pero hay que tener paciencia y, sobre todo, no empezar la casa por el tejado. Que es justo lo que hacemos metiéndonos en dietas sin resolver el problema del impulso por comer.

dieta-adelgazar-peso

Dejar de comer no enseña a comer

El otro día, Julio Basulto, el nutricionista y dietista, se posicionaba con respecto al ayuno intermitente y decía: “Dejar de comer no educa para aprender a comer y además puede acercar a personas vulnerables a algún trastorno de la conducta alimentaria.”

Como era de esperar, tuvo muchas críticas de personas partidarias del ayuno intermitente que lo tacharon de exagerado. “Sí, claro, directos a la anorexia” comentó una lectora.

Sinceramente, yo no entiendo nada de ayuno intermitente. Y no estoy entrando a valorar si es positivo o no para el resto de la población. pero de trastornos de la conducta alimentaria sí que entiendo. Y te aseguro que para personas con esta problemática, o con riesgo de padecerla, es totalmente desaconsejable dejar de comer, aunque sea por unas horas.

La restricción de comida de las dietas produce compulsión por comer.

La alimentación en el proceso de recuperación en un trastorno de la conducta alimentaria

Las primeras bases para una recuperación son:

  • Dejar de restringir alimentos.
  • Salir del “pensamiento  dieta”.
  • Hacer 5 comidas diarias que incluyan todos los grupos de nutrientes. Especialmente, incorporando de nuevo los carbohidratos complejos (pan, patatas, pasta, arroz, legumbre) que nos ayudan a mantener estable el nivel de glucosa en sangre y evitar el atracón.

Y en esto se basa el plan de alimentación que te plantean los equipos multidisciplinares de las Unidades de trastornos de la conducta alimentaria. Este plan lo puedes consultar aquí en mi blog Vivirparacomer. Este blog recoge el testimonio de los dos años que duró mi recuperación del trastorno por atracón en 2013.

Hacer dieta para evitar la ansiedad por comer
5 (100%) 2 vote[s]

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.