Formación continua en Desarrollo personal por solo 9'99 €/mes

Varias personas me han pedido estos días mi opinión sobre la campaña I Am What I Am de Violeta by MANGO, así que ahí va:

Que salgan mujeres gordas en un anuncio no es fomentar la obesidad, es mostrar la realidad. El 60% de la población española tiene sobrepeso. En otros países el porcentaje es mayor.

Cuando publican fotos de ciudadanos españoles, salen latinos y negros. ¿Eso fomenta la inmigración ilegal? No, está diciendo que en España también viven personas no nacidas aquí. Es un reflejo de la realidad, sin más.

La salud de los gordos. Sí, otra vez…

Veo en las críticas a este anuncio que les preocupa mucho nuestra salud, pero no los veo manifestándoos ante McDonalds, Starbucks o quemando las campañas de CocaCola y Estrella Galicia.

No los veo dándole la chapa a sus amigos que beben o fuman, o se drogan cada fin de semana. No los veo crujir a los que cogen el coche con copas de más. No les importa nuestra salud, les molesta estéticamente nuestro cuerpo.

Hacernos fotos o vídeos estando así, no significa resignarse. Significa que hoy estamos así y somos dignas de respeto, y merecemos vernos bonitas y salir bien vestidas a la calle. ¿O tenemos que llevar un saco de patatas y no salir de casa hasta que pesemos 50 kilos?

Violeta-mango-i-am-what-i-am

No les molesta que estemos gordas. Les molesta nuestra actitud, que podamos ser felices con unos kilos de más que quizá ellos no se permiten.

Por cierto, no tienen ni idea (repito, ni idea) de la fuerza de voluntad de una persona gorda. Muchos de nosotros tenemos hábitos más saludables que los de algunas personas delgadas y hacemos ejercicio casi a diario.

No saben las causas que provocan una obesidad. No todo es dejadez, pizza y sofá. Se quejan de nuestro cuerpo, pero está peor su mentalidad.

Las críticas a la campaña I Am What I Am

He leído opiniones de todo tipo estos días:

  • Que si buscan nicho de mercado y hacer negocio… Hasta donde sé, Mango es una empresa, no una ONG.
  • Que si la campaña pone a las mujeres como fregonas y amas de casa, que no sale ninguna ingeniera o presidenta del Gobierno… Yo veo varias ejecutivas en el vídeo. Tampoco veo presidentas del Gobierno en anuncios con modelos delgadas.
  • Que si siguen sin mostrar la realidad, porque no salen mujeres con celulitis, con estrías o con el cabello sin teñir… Pero, vamos a ver, ¿los anuncios de ropa para delgadas sí muestran ese aspecto? ¿O resulta que tenemos que aumentar la fama de desaliñadas que, ya de por sí, tenemos las mujeres gordas? Me identifico mucho más con la Ashley Graham sensual que muestran los mupis, que con una mujer sin depilar y sin teñir, te lo aseguro.

Violeta-mango-i-am-what-i-am

La agencia publicitaria

Me gusta especialmente que la campaña haya sido creada en España, por la agencia McCann de Barcelona. El equipo creativo ha estado compuesto íntegramente por mujeres. La canción elegida es de otra gran mujer, Gloria Gaynor. Y le da una fuerza increíble al anuncio. El eslogan no puede ser más acertado: I Am What I Am. Soy lo que soy.

Hay una serie de imágenes con ropa de la colección y otras con Ashley desnuda. Con fotos sin apenas retoque y sin accesorios. Si esto no es empoderar, yo ya no sé.

Me han preguntado si no creo que la campaña sexualiza y cosifica a la mujer. ¿Sexualizar es salir guapa y atractiva? Porque en las campañas de hombres yo los veo igual. En ese caso, nos sexualizamos todos.

A mí me gusta gustar y seducir. Y sentirme sexy. Y no me siento rebajada a un objeto sexual por ello.

No soy muy partidaria del feminismo “tope de gama”. Soy defensora a muerte del auténtico feminismo, del que defiende la igualdad de oportunidades y derechos sin distinción por género.
Me niego a que me hagan sentir una princesilla enclenque, que ve peligros por todas partes y necesita ser defendida.

Violeta-mango-i-am-what-i-am

La ropa separada en Violeta

Una de las características de Violeta que más molesta es que su colección esté separada de la de Mango. Aseguran que eso no es integrar.

Puede ser. Pero, a mí, como clienta, me resulta comodísimo. Cuando vestía en Zara usaba la XL y me pasaba horas rebuscando entre los percheros para no encontrar nada, porque casi no traían “tallas grandes”. Cuando entro a la sección de Violeta sé que todo lo que veo, lo puedo comprar.

No necesito que mi ropa esté junto a la de la talla 36 para sentirme integrada y normal. Eso es algo que lo sientes dentro, o nada externo te lo hará sentir.

Del mismo modo que la ropa de mujer está separada de la de caballero. Todos somos personas, ninguno es mejor que el otro. Pero somos diferentes, nuestra ropa es diferente. Y es práctico que esté separada.

Del mismo modo que manejo la palabra “gorda” sin paliativos ni eufemismos. Porque estar gorda es una característica, como tener los ojos grises o el cabello castaño. No me define, no me resta valía. Y quien crea que sí, tiene un problema.

Los precios altos

Otro motivo de queja son los precios. Entiendo que la mayoría que se queja de esto es gente joven acostumbrada a Primark y tiendas baratas. Las que rondamos los 50 años, hemos vestido como abuelas toda nuestra juventud y a precios de escándalo.

Era literalmente imposible encontrar ropa bonita para gordas, ya no digo barata. Hubiésemos pagado medio sueldo, ¡qué digo, el sueldo entero! por unos tejanos que no fuesen de embarazada. Sí, yo los he llevado, de El Corte Inglés. Y camisetas de Prenatal. Porque no había nada más.

La semana pasada estuve en Violeta y compré un vestido de lunares por 39.99 euros con el que me siento sexy y arrebatadora. Y, a juzgar por el número de likes en redes sociales, os ha gustado a muchas. Y un abrigo de oso por 89.99 euros.

Sinceramente, si queréis ropa con un mínimo de calidad en diseño y tejidos y no estáis dispuestas a pagar eso, revisad  vuestros valores sobre explotación laboral y sueldos dignos. Todo lo que te ahorras, lo está pagando otro.

Un año subí un vídeo probándome un montón de vestidos de talla grande para Nochevieja. Los de Violeta eran los más caros, sí. Pero puedo asegurarte que los tejidos y lo bien que sentaban, no tenían nada que ver con los baratos de otras tiendas. Puedes verlo aquí.

Soy clienta habitual de Violeta. Ashley Graham me parece una diosa y la campaña no me puede gustar más. Esa es mi opinión.

Te dejo el vídeo, por si no la has visto.

I am what I am de Violeta by Mango: Mi opinión sobre la campaña

5 (100%) 7 vote[s]

¡Suscribete!

Obten mi guía PNL gratuita de alimentación.