Estás aquí por una razón.

Es muy probable que hayas hecho varias dietas (o muchas), que subas y bajes de peso con frecuencia, o que sufras por no poder controlar el impulso por comer.

Deja que te diga que ninguna dieta te funcionará a largo plazo, si no resuelves primero los motivos que te producen el deseo de comer sin hambre.

Así que, ¿qué tal si esta vez empiezas la casa por los cimientos y dejas de construir tejados en el aire?

Únete a mi lista de Whatsapp aquí para estar al día de todas mis novedades.

Yo también fui comedora emocional.

En 2013 supe que tenía un desorden alimentario, llamado Trastorno por atracón o Síndrome del comedor compulsivo. Aquello me hizo entender por qué desde niña comía a escondidas, por qué me había pasado toda la vida haciendo dietas y recuperando el peso como un yoyó.

Abrí un blog llamado Vivir para comer y un canal de Youtube para explicar lo que me sucedía. Fui la primera persona en España en reconocer, a cara descubierta, que padecía este trastorno.

Hice muchas dietas pensando que la delgadez sería la solución a mis problemas, pero ¿sabes qué? Me equivoqué. Estuve muy delgada y seguía sin ser feliz.

Hasta que empecé a identificar mis emociones y los estados anímicos que me llevaban a comer sin control. Y aprendí a conocerme, a quererme y aceptarme. Sané mi relación con la comida e hice las paces conmigo misma.

Recibí formaciones que me ayudaron en mi proceso y otras más especializadas que me capacitaron profesionalmente para ejercer como coach y mentora, ayudando a otras personas a sanar sus heridas emocionales y alimentarse mejor.

yolanda cambra ripol coaching online alimentacion emocional

Mi antes y después

Estoy segura de que has visto muchos “antes y después”.

Y apuesto a que en todos ellos veías primero una persona con muchos kilos y aspecto de fracasada, para transformarse después en una persona delgada, con semblante feliz y, casi seguro, con ropa de gimnasio. ¿Estoy en lo cierto?

Pues quiero enseñarte cómo estaba yo en 2013 y cómo estoy en la actualidad, aunque he ganado peso.

¿Con qué formación cuento?

– Curso “Especialista Universitario en Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística” por la escuela D’Arte Coaching y la Universidad Rey Juan Carlos, certificado por Asesco e ICF
– Curso “Inteligencia Emocional” por la Universitat Oberta de Catalunya
– Curso “Coaching Nutricional” por la Universitat Oberta de Catalunya
– Curso “Trastornos del comportamiento alimentario: Orígenes e Intervención” por la UNED
– Curso “Psicología aplicada a la obesidad y el sobrepeso” por la UNED
– Coach profesional certificada por ASESCO (Asociación Española de Coaching) con nº CPC-10802.

– He colaborado con –

yolanda-cambra-coaching-nutricional-online

Lo que dicen de mí mis alumnos y clientes

yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-ansiedad-comida-adiccion-atraconyolanda-cambra-coaching-online-nutricional-ansiedad-comida-adiccion-atraconyolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-
yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-yolanda-cambra-coaching-online-nutricional-
yolanda-cambra-coaching-online-nutricional

Y si me quieres conocer de forma más personal…

Me llamo Yolanda, tengo 50 años, vivo en Zaragoza pero me siento de todas partes y soy madre de dos adolescentes.

Me apasiona la vida y creo que es muy fácil ser feliz, pero somos nosotros quienes lo complicamos. Me fascina todo lo que tenga que ver con las emociones y las relaciones humanas.

Vitalista y optimista, siempre trato de ver el vaso medio lleno y de encontrar motivos para sonreír y agradecer tanto como tengo.

Suelo tener muy claro lo que quiero, lo que me hace ser poco flexible en ocasiones. Soy analítica y puedo desesperar a las personas que no lo son tanto.

Río mucho y soy muy habladora, me encanta la música y bailar. Pero necesito silencio y soledad para recargar mi energía. De hecho, paso semanas enteras sola y en silencio. Lo cual es un lujo porque me permite vivir conectada conmigo misma la mayor parte del tiempo.

Tengo el privilegio de ayudar a otras personas a ser más felices y mi profesión ha dado sentido a mi vida. Y no es una forma de hablar.